Distancia: 32,000 Km
Dificultad: media-alta
Duración: 4 h
Observaciones:
Llevar agua. En época de caza no es recomendable.
 
MAPA DE LA RUTA / GALERÍA DE IMÁGENES
 
Gráfico de relieve
 
960
940
920
900
880
860
840
820
800
 
0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 26 26 28 30 32
 
Ruta paso a paso
 

Salimos desde la Oficina de Turismo para coger el camino de Villahermosa. Al principio de nuestro recorrido iremos viendo el clásico cultivo de secano, cereal y vid que ha estado presente en nuestros campos desde muy antiguo.

A unos 4 km podemos ver junto al clásico cultivo de vid de secano las nuevas formas de cultivarla, son viñas emparradas y de riego por goteo.

A nuestra derecha (30S 0522316 – 4312422) (PARADA 1), tenemos los restos de un antiguo arenero hoy en día abandonado y el vivero de Los Piconeros, que también realiza la extracción de esencias naturales y carbones vegetales y, unos metros más adelante, el pozo que abastece de agua a toda la población de Ossa de Montiel.

A lo largo de esta parte del camino aparecen sabinas y encinas dispersas junto a almendros en zona de cultivo. En las viñas de cultivo tradicional podemos observar algún chozo típico construido con sarmientos y que antiguamente se utilizaba como refugio de las inclemencias del tiempo por la persona que labraba las viñas.

Llegamos a la zona donde comienza el monte mediterráneo (PARADA 2) y éste alterna, junto a las clásicas encina, sabina y enebro, con plantas como el torvisco, retama o aliaga y donde es frecuente ver pastar los rebaños de ovejas. En la zona de cultivo que limita con el monte podemos observar dos construcciones muy similares pero con diferentes usos: el “majano” y “pedriza”. El “majano” es una construcción de piedra con forma circular hecha por el hombre con fines cinegéticos y cuya parte interior está hueca para que los conejos construyan ahí su madriguera y poderlos cazar posteriormente con hurón. La “pedriza” se construye en la orilla o lindes de los pedazos para delimitar éstos y está formada por piedras sobrepuestas una encima de otra hasta una altura aproximada de un metro.

Cuando nos adentramos en la zona de monte encontramos encinas y sabinas jóvenes mezclándose con algunos robles o quejigos, (estos requieren unas condiciones parecidas a las de la encina, aunque necesita suelos algo más frescos y profundos) y en las zonas claras o despobladas de árboles hay gran abundancia de romeros y tomillos, que cuando llega la primavera nos perfuman el camino con sus agradables olores.

Llegamos a la cañada de La Pila (30S 0523784 – 4306169) (PARADA 3) cuyas aguas, en época de lluvias, discurren hasta el arroyo de El Sabinar. Bordeando la cañada de La Pila se mezclan sabinas jóvenes junto a otras que llegan a ser centenarias y junto a ellas observamos pequeñas balsas con agua y comederos con trigo que alimentan, en épocas en las que el pasto escasea, a perdices y conejos, para su posterior utilización con fines cinegéticos.

Cruzamos la cañada de La Pila y ascendemos en línea recta por el camino de la izqda. hasta llegar al final del monte y encontrar de nuevo campos de cultivo. Observamos de frente el cerro de El Buitre (952 m) transformado en campo de cultivo con riego por pívot. Giramos a la izquierda y lo vamos rodeando hasta encontrar una línea eléctrica. (PARADA 4). A partir de aquí el camino avanza en línea recta paralelo a esta línea, que coincide con los mojones que separan los términos municipales del Ossa de Montiel y El Bonillo, durante unos 3,600 Km. en dirección a un transformador blanco cuya silueta llevamos viendo hace tiempo. A lo largo de este camino encontramos grandes encinas y sabinas, algunas centenarias, que marcan, junto a los mojones, la separación de los términos.

Llegamos a un transformador eléctrico donde coinciden los términos de Ossa de Montiel, El Bonillo y Villahermosa (PARADA 5), giramos a la derecha y a unos 200 m encontramos el Camino del Quijote que nos llevará hasta la carretera que une Villahermosa con Ossa de Montiel, frente a la laguna Blanca.

Hasta aquí hemos recorrido 16 Km y a partir de ahora tenemos tres opciones:

a) Volver por el mismo camino que hemos traído.
b) Volver por la carretera.
c) Continuar por el C. Q. visitando la laguna Blanca, que es la opción recomendable.

Optamos por la opción c) y el Camino del Quijote transcurre ahora por un tramo de carretera durante 1 Km y después gira a la derecha por un camino que baja hasta la Laguna Blanca (PARADA 6) la cual vamos bordeando por su margen izquierdo. Esta laguna se seca completamente durante los periodos de sequía, pero cuando tiene agua es de las más bonitas e ideal para darse un baño.

Continuamos por el camino marcado y al descender la cuesta de la Ventilla giramos a la derecha y cruzamos el río junto a la compuerta de la Toma del Agua del Ossero (PARADA 7) que desvía el agua por un canal que abastecía a una antigua central hidroeléctrica.

A partir de ahora el camino discurre por el margen derecho del río hasta la antigua central de El Ossero (PARADA 8). Frente a ella sale un camino en dirección a las casas que habitaban los centralistas por el que avanzamos durante 700 m, giramos a la izquierda y 900 m más adelante lo hacemos a la derecha por el llamado camino del Molino del Ossero. Lo seguimos durante 3 Km y nos desviamos a la izquierda cuesta arriba.

Este desvío nos conduce hasta el Museo Etnográfico de Ossa de Montiel (PARADA 9) visita obligada y muy interesante que nos dará a conocer la historia, tradiciones y modos de vida de los vecinos de este pueblo.

Cruzamos la carretera y continuamos por el camino de los Almendrucales hasta enlazar con el camino de Villahermosa por el que hemos iniciado nuestra ruta y que ahora, en sentido contrario, nos conduce de nuevo hasta el Centro de interpretación donde la damos por finalizada.