Distancia: 30,000 - 35,000 Km
Dificultad: exigente
Duración: 4-5 h
Observaciones:
Llevar agua. No realizarlo en meses de caza.
 
MAPA DE LA RUTA / GALERÍA DE IMÁGENES
 
Gráfico de relieve
 
1100

1000

900

800

700
 
1 5 10 15 20 25 30
 
Ruta paso a paso
 

La ruta comienza en el parque de D. Argimiro, en la localidad de Ossa de Montiel, pasamos por las naves industriales y cogemos un camino que entre campos de cultivo llega la finca “La Carolina”. (PARADA 1) En la misma esquina de la casa giramos a la izquierda y, a unos 400 m aproximadamente, llegamos a un pozo donde cogemos el camino que nos sale a la izquierda y, entre la línea del monte y los cultivos, llegamos a un camino más definido que atravesando una masa espesa de monte bajo de encinar, (PARADA 2) nos lleva hasta un antena de medida de eólicas. Este es el punto más elevado de la ruta.

Desde allí, rodeados por hermosos quejigos, (PARADA 3) damos vista a toda la cañada del Charco. Bajamos hasta la casa del Charco y 500 m antes de llegar, entre unos almendros, descubrimos uno de los árboles singulares de Ossa de Montiel, la carrasca de los almendros del Charco (PARADA 4). Al llegar al cortijo cogemos el camino que sale a la izquierda y que recorre toda la cañada. Pasamos un aljibe (PARADA 5) que nos quedará a la derecha y durante toda la cañada vamos cruzando continuamente el cauce de la misma que en algunas ocasiones va lleno de agua.

A la altura de la coordenada 0525890 – 4321722 nos desviamos andando, unos 300 m hacia la izquierda si queremos ver la impresionante sabina del Mariposal (PARADA 6).

Seguimos nuestra ruta y habrá un momento que el camino nos saca hacia la derecha de la cañada y pasamos por una muy bien conservada calera (PARADA 7). Si miramos hacia la derecha veremos unos altos chopos, esa es la fuente del espino, y buscaremos los caminos que nos lleven en esa dirección. La fuente (PARADA 8) está dentro de una caseta y solamente los años de abundantes aguas rebosa y tiene un pequeño cauce.

Cruzamos el cauce por donde nos lo permita el camino, y nos dirigimos, hacia el sur y el oeste. Pasamos por la casa del Bombo, por la casa de la finca “El Rincón” y cruzamos la carretera de Villarrobledo en dirección a la finca de “La Dehesa de las Cuadras”. Llegando a la casa identificamos los indicadores de la ruta del Quijote, la tomamos a la izquierda y ya no la dejaremos hasta volver a Ossa de Montiel. Antes de llegar a nuestro destino, y ya dentro de la dehesa de Ortigosa, todavía podemos entretenernos viendo el aljibe de las tinadas de Ortigosa (PARADA 9), la mata la Pepa (PARADA 10) o el bombo (PARADA 11) que hay sobre un montículo antes de entrar a la localidad.

• PARADA 1. La casa de La Carolina, todavía se utiliza como tinada de ganado. Si nos asomamos a su interior podemos descubrir las distintas dependencias que dispone este tipo de instalaciones.

• PARADA 2. De las 24.000 Has que tiene nuestro Termino Municipal, 13.000, están ocupadas por este tipo de manifestación vegetal. El monte bajo de encinar es el genuino y autóctono representante propio de los climas con extremas continentalidades, es decir con veranos muy calurosos e inviernos muy fríos y escasa pluviometría. Como su nombre indica la especie dominante es la encina. Las espinas, la coriadicidad de sus hojas, las pelosidades, los aceites esenciales que contienen, son adaptaciones de esta y de las plantas que la acompañan para protegerse de las continentalidades mediterráneas (romero, genistas, tomillos, enebros etc..)

• PARADA 3. El Quejigo. Especie de la familia de los robles que en estas latitudes tiene sus más meridionales manifestaciones. Si los observamos, encontraremos que las pocas representaciones que encontramos están orientados al norte y siempre se encuentran en zonas umbrosas y frescas. Son significativas las vistosas y globosas agallas que caracterizan esta especie, y que es una defensa de la planta hacia un pequeño insecto (hemíptero) al que está asociado y que no puede llegar a considerársele plaga.

• PARADA 4. Encina de los almendros del Charco. Impresionante ejemplar de encina que aparece entre los árboles singulares de Ossa de Montiel.

DIMENSIONES

Diámetro a 1,30   1,68 m
Circunferencia   3,67 m
Altura del fuste hasta que se empieza a ramificar   1,70 m
Altura total   7 m
La sombra que proyecta cubre una superficie de   200 m²

• PARADA 5 y 9 ALJIBES.

“De segar de los secanos, ya vienen los segadores, de segar de los secanos de beber agua de aljibe toda llena de gusanos”… Canción popular

Ingenios de origen árabe elaborados para aprovechar y almacenar agua. Ahora que estamos instalados en el derroche y el despilfarro los aljibes nos enseñan una forma tradicional y sostenible de aprovechamiento de un recurso.

PARADA 6. Sabina del Mariposal Otro árbol singular de esta localidad. Las sabinas encuentran en la comarca del Campo de Montiel su distribución más meridional de Europa. Tienen crecimientos lentísimos e infinidad de particularidades que las hacen ideales para proyectos de interpretación del patrimonio. De ellas se dice que son la única esperanza de tener arbolado los suelos pobres y los climas rigurosos.

DIMENSIONES

Diámetro a 1,30   0,81 m
Circunferencia a 1.30   2,51 m
Altura del fuste hasta que empieza a ramificarse   5 m
Altura total   15 m
La sombra que proyecta cubre una superficie de   200 m²

• PARADA 7. Calera. Pequeña industria de la zona que consistía en sacar la humedad a la roca caliza y dejarla en cal viva para que, otra vez aportada agua, se constituyera un elemento desinfectante y de color blanco responsable del color de las fachadas de toda la Mancha. La cal también se ha usado antiguamente como el componente, junto con la arena, del mortero, elemento que se usaba cuando no existía el cemento en la unión y trabazón de las piedras.

• PARADA 8. La Fuente del Espino. Este paraje está en la confluencia de tres T. Municipales: Villarrobledo, El Bonillo y Ossa de Montiel. Debido a su afloramiento de agua, debió de ser un sitio emblemático en otra época, lugar común de bebedero para los ganados y asentamiento de antiguos pueblos. En las elevaciones rocosas que los circundan se ven morteros excavados en la piedra, que debieron usarse para la elaboración de pólvora.

• PARADA 10. Mata de la Pepa. Hermosa mata de encina

DIMENSIONES

Diámetro a 1,30   Se trata de una mata de encina de porte arbustivo que tiene 96 pies, con un diámetro medio entre 0,25 – 0,30 m
Circunferencia    
Altura del fuste hasta que empieza a ramificarse    
Altura total   8 m
La sombra que proyecta ocupa superficie de   960 m²

• PARADA 11. El Bombo de Ortigosa. Construcción tradicional, ahora desgraciadamente semiderruido. Fue usado como punto de vigilancia para los guardas tanto de la caza como de las abundantes viñas que en los años 80 había en los alrededores. Este bombo tiene como singularidad con respecto a sus vecinos de Tomelloso y Socuellamos, la presencia de argamasa como elemento de ligazón entre piedras.