Distancia: 16,500 Km
Dificultad: media
Duración: -
Observaciones:
-
 
MAPA DE LA RUTA / GALERÍA DE IMÁGENES
 
Gráfico de relieve
 
1000

950

900

850

800
 
0 3 5 7 9 11 13 15 17
 
Ruta paso a paso
 
 

Salida del centro de interpretación por el camino del Quijote (30S 0521229 – 4312609). A la dcha. distinguimos la cabeza de la Dehesa (973 m).

Bajamos al paraje de la Rodaja por el que discurre el río Alarconcillo. El camino marcha paralelo al margen derecho. Pasamos frente a la depuradora municipal y en el Km 3,5, junto al camino, encontramos una encina centenaria (30S 0520174 – 4310504) (PARADA 1). Este paraje está formado por pequeños huertos en la mayoría de los cuales se observan pozos con antiguas norias para el riego que han sido sustituidas por motores.

Continuamos por el camino y en el punto (30S 0519281 – 4310064) encontramos una senda a la derecha. A partir de aquí tenemos dos opciones:

a) No hacemos caso a este desvío y continuamos por el Camino del .Quijote.
b) Cogemos el desvío (que es lo que haremos, pero solamente podremos hacerlo andando o en bicicleta) y de nuevo vamos paralelos al margen dcho. del río bordeando el monte hasta encontrar de nuevo un camino junto a las ruinas de una casa con una balsa de riego. (PARADA 2). A la izqda.., al otro lado del río, podemos observar unas cuevas naturales en el cortado del cerro y que son utilizadas por los animales como refugio.

Un poco más adelante encontramos a la derecha una antigua yesera (30S 0518711 – 4310141) (PARADA 3) de donde en épocas pasadas extraían la piedra para posteriormente quemarla y por último molerla en el molino. El yeso que se empleaba para la construcción se extraía allí mismo y se preparaba en hornos hechos en el campo junto a la cantera de donde se obtenía la piedra de yeso. Éste se empleaba como mortero, enlucidos de paramentos y pavimentos, encofrados o incluso como función decorativa. El yeso como material constructivo se emplea en España de forma masiva desde la llegada de los árabes. Los pobladores anteriores a los árabes usaban preferentemente la cal.

En ese mismo lugar encontramos un camino, el de las Fuentecillas. Lo tomamos a la izqda. (si nos fuésemos a la derecha volveríamos al pueblo enlazando con la carretera de San Pedro).

Cruzamos el río Alarconcillo por un puente y a partir de aquí el camino discurre por el margen izqdo. del río.

Llegamos a la fuente principal de las Fuentecillas (30S 0518544 – 4309467) (PARADA 4) al pie de un gran chopo de varios troncos. A partir de este punto el camino se aleja del río y nosotros lo abandonamos a la derecha para continuar por el margen izqdo. del valle donde encontramos de nuevo un camino que discurre por el límite entre las huertas y el monte.

En el punto (30S 0518137 – 4309505) nos volvemos a encontrar con el C.Q y lo cogemos a la dcha. Si en el paraje de la Rodaja hubiésemos escogido la opción “a)” habríamos continuado por el Camino del Quijote y llegado a este mismo punto.

El valle se ensancha. A la izqda. del camino encontramos restos de una antigua destilería de esencias de plantas aromáticas, abundantes en esta zona como: el tomillo, romero, lavandín, mejorana, espliego, santolina, etc. (PARADA 5). Estamos en el paraje de La Morreta cuyo nombre le viene dado por la existencia de una pequeña elevación del situada a la dcha. junto al camino y que se cree contiene los restos de un antiguo asentamiento de la edad del bronce.

A la izqda. se observa una calera, en ella se le quitaba la humedad a la roca caliza con altas temperaturas y dejarla en cal viva para posteriormente volverla a mojar y utilizarla en diferentes usos. Volvemos de nuevo al camino para cruzar un puente sobre el río y pasar margen dcho. del valle.

A la izqda. encontramos las ruinas de un molino harinero, el cual en épocas pasadas funcionaba con la fuerza del agua y a la dcha. los restos de una antigua calzada posiblemente romana que se interna en el monte (PARADA 5) (30S 0517571 – 4309618).

Continuamos por el camino y observamos que los bancales están separados por unas anchas acequias llamadas “cerrojos” que sirven para drenar la tierra ya que en esta zona aflora el agua e inunda las huertas.

Junto a la (PARADA 6) encontramos la Fuente de la Piedra de la Araña y en el margen dcho. una gran piedra con un afloramiento vertical de toba travertínica.

En la PARADA 7 observamos una antigua noria y un poco más adelante aparece un desvío a la izqda. donde tenemos una visita obligada, el Castillo de Rochafrida, de origen musulmán construido con fines defensivos y a sus pies su famosa fuente Fontefrida. Tanto la dama del castillo Rosaflorida como la fuente Fontefrida son protagonistas de los romances del medievo más antiguos que se conocen.

Continuamos por el camino y llegamos a la carretera de San Pedro que tomamos a la derecha. Avanzamos por la cuesta unos 800 m y llegamos al aparcamiento de la cueva de Montesinos (PARADA 8) la cual podemos visitar. En su interior Miguel de Cervantes nos sitúa los capítulos XXII-XXIII de su genial obra “D. Quijote de la Mancha”.

Regresamos a nuestra ruta por el camino que sale a la derecha de la carretera frente al aparcamiento. Pasamos junto a un árbol singular, la encina del Padre Pedro, que destaca por su gran porte (30S 0517106 – 4310174). (PARADA 9) Continuamos hasta el cortijo de La Casilla Malagana y al pasar las casas nos desviamos a la derecha durante 150 m y luego a la izquierda para coger el antiguo camino de las Fuentecillas que nos conducirá hasta el pueblo.

Pasamos por detrás de un conjunto de casas particulares y alojamientos rurales conocido como la Ossa Menor. A nuestra derecha sale un camino en dirección a la cima de la Cabeza de la Dehesa (973 m) (PARADA 10). Esta altura está coronada por una antena y dos encinas centenarias y merece la pena contemplar las vistas que se divisan desde ella.

Continuamos nuestra ruta y volvemos a encontrarnos con el Camino del Quijote que nos llevará al punto de partida.